Trabajamos por los niños del Pacífico Colombiano

//Trabajamos por los niños del Pacífico Colombiano

Trabajamos por los niños del Pacífico Colombiano

La Sierpe, un caserío de Bahía Málaga, hace parte de la región costera pacífica colombiana y se ubica muy cerca de Buenaventura en el Valle del Cauca. Por sus riquezas naturales, se considera un santuario de la flora y fauna continental que desde agosto de 2010, hace parte de los Parques Nacionales Naturales de Colombia. Sin embargo, las personas que viven ahí no cuentan con la misma suerte y sus condiciones de vida son complejas.

Sus 113 habitantes viven en una sola cuadra, sus casas están deterioradas y el andén por donde transitan se encuentra sin pavimentar. Tienen letrinas sanitarias y  no cuentan con servicios públicos, el agua no es potable y  el servicio de  energía eléctrica funciona de 6:00 pm a 8:00 pm por medio de una planta que genera costos muy altos y  solo favorecen a 4 familias.

Por ser un lugar pequeño y con pocos habitantes, retiraron el puesto de salud que hace un tiempo la Fundación por un sonrisa, con el apoyo de la Armada Nacional – Base Naval ARC Málaga, habían logrado implementar. Ahora, el centro de salud más cercano está en Juanchaco, a una hora y media en lancha, lo cual implica un desplazamiento costoso y complicado.

Para el Estado, la educación y la buena alimentación de los niños y sus familias,  tampoco es una prioridad. A pesar de que les brindan desayunos a los pequeños, estos no son los más indicados y mucho menos equilibrados en nutrientes para un crecimiento sano y libre de enfermedades. En cuanto a la población adulta, su mayoría es analfabeta; aunque no hay cifras oficiales, se calcula que el 30% sabe leer y escribir en un nivel básico.

Pero gracias a Dios, existen personas con alma y corazón que conocieron muy de cerca las necesidades de esta pequeña población y decidieron aportar su granito de arena. A partir  del año 2008 la Fundación por una Sonrisa, lidera y apoya el desarrollo de programas sociales, teniendo como objetivo mejorar la calidad de vida de los niños indígenas y afrodescendientes del litoral pacífico colombiano.

FUNDACIÓN POR UNA SONRISA, UN SUEÑO HECHO REALIDAD

En el año 2007, Ángela Vásquez, directora y creadora de la Fundación, trabajaba en la Armada Nacional de Bahía Málaga como jefe de Comunicaciones y Relaciones. Esto le permitió conocer  de cerca la problemática social que ahí se vive. Durante ese año, conoció a Randall Surles, un militar estadounidense, que realizaba acciones sociales y quien le propuso conformar una ONG, un sueño que Ángela siempre había tenido pero que esperaba hacerlo realidad a largo plazo.

Llegó el momento en el que Ángela debía regresar a Cali para continuar con sus estudios.  Fue así como en una reunión con los líderes de la Sierpe llegaron a la conclusión de conformar la Fundación, donde el principal objetivo era dar continuidad al trabajo que desde el año 2008 se estaba  realizando.

“En el inicio de la conformación de la Fundación trabajé con María Juliana Londoño. Juntas construimos programas que permitieran solventar algunas problemáticas y coordinamos actividades en pro de esta población donde tanto la Armada Nacional como nosotros uniéramos fuerzas. Para ese momento contamos con el Sargento Andrés Echeverry, quien trabajó conmigo durante un año mientras estuve vinculada con la Armada y posteriormente a mi retiro. Él quedó al frente del trabajo que se desarrollaba y una vez constituida la Fundación, nos apoyó con todas las acciones que se requerían.  Actualmente mi coequipero es Joaquín Díaz con quien alineamos cada actividad y estrategia, ellos al igual que todo el equipo han sido fundamentales en todo el proceso”  cuenta Ángela.

Es importante mencionar que el trabajo que se ha realizado durante todo este tiempo en La Sierpe, por medio de la Fundación, ha sido posible gracias a un equipo de profesionales que han prestado sus servicios de manera voluntaria, aportando sus talentos y experticia, donde el mejor pago ha sido ver sonreír a los pequeños y a sus familias como muestra de agradecimiento a nuestra preocupación por mejorar sus condiciones de vida. Y me incluyo  porque desde unos meses hago parte de este equipo humano y de esta linda labor social.

Personas como Ángela Vásquez, Joaquín Díaz, Carolina Rodríguez, Yenni Ospitia, María Andrea Calero, Verónica Gallego, Raúl Rengifo y los líderes de la comunidad: Nimia de García, Dalmiro García, John Jairo y Eddier, entre otros profesionales voluntarios, han ayudado a que los niños y sus familias tengan mejores oportunidades y un mundo más equitativo.

Elaborado por: Andrea Calero, Redactora de Contenidos.

By |2018-08-14T13:27:54+00:00diciembre 20th, 2016|blog|0 Comments