¡El comedor escolar es una realidad!

//¡El comedor escolar es una realidad!

¡El comedor escolar es una realidad!

Durante muchos años los pequeños de primaria, sexto y séptimo de bachillerato solían tomar sus alimentos en el corredor. Algunos se sentaban en el suelo, mientras que otros arrastraban sus pesados pupitres por fuera del salón en busca de una supuesta comodidad. Por lo general esto no resultaba bien ya que sus alimentos se estropeaban y perdían valioso tiempo de  clase.

Preocupados por esta situación empezamos a tocar puertas y a gestionar donaciones, logramos alianza con Corpopacifico y gracias a su generosidad, recibimos cerámica para el piso, tubos  y tanque de agua. Por otra parte,  gracias a los aportes del programa Apadrina una sonrisa, pudimos adquirir material de construcción como cemento, tejas, pintura y demás.

Una vez resuelto el tema de los materiales, ¡había que poner manos a la obra!, en este sentido, la ayuda de la comunidad fue demasiado valiosa, los padres  de familia de nuestros niños aportaron la madera y se hicieron cargo de realizar el trabajo. De la  preparación de los alimentos se encargarían  Patricia, Darling, Jenny y otras señoras que amablemente atenderían a  pequeños entre los 2 y 15 años. Ante este panorama lo más importante parecía resuelto, el comedor escolar era un hecho y se convertiría en realidad.

Durante la construcción del comedor, algunos de los niños grandes, ansiosos  por ver el proyecto terminado, disfrutaron de ayudar con tareas sencillas durante las jornadas de trabajo con el ánimo de acelerar el proceso, sin embargo faltaba  la instalación del piso de cerámica, lo cual sería cuestión de semanas y ante ello no podían hacer nada.

Aun así, nuestros pequeños seguían muy emocionados y la ausencia del piso fue lo de menos, con la mirada llena de ilusión y a pasos agigantados, decidieron llevar sus pupitres hacia el comedor escolar. Colocaron su sopa, su principio y su jugo, todos sonreían y compartían alegremente, sabían que ese momento especial lo podrían repetir al día siguiente.

Esto tomó por sorpresa a su profesora quien esperaba dejarlos estrenar el comedor escolar cuando el piso estuviese instalado, pero que  al ver su alegría pensó que valía la pena dejarlos  disfrutar de tan anhelado momento y no interrumpirlos.

El comedor escolar es una instalación hecha de madera de color azul claro y rosado, con piso de cerámica, dos mesas de madera pintadas de color gris, una pequeña cocina de baldosa donde se ubican los utensilios de cocina y se preparan los alimentos para los niños y un lavaplatos que fue posible gracias a la instalación de un tanque de agua que permite la recolección de agua lluvia.

Aún nos falta un pequeño detalle ¡los utensilios de cocina! sin embargo tuvimos la fortuna de que  cada familia aportará  su granito de arena prestando  un implemento. Actualmente, por medio de diferentes campañas hemos logrado recibir donaciones de algunos elementos ya que tenemos como meta dotar por completo el comedor escolar. Pero ¡Lo más valioso de todo!  es que nuestros niños ya tienen  un lugar cómodo al que pueden ir a tomar sus alimentos.

Por esta gran y excelente noticia es que queremos compartirles cuán felices estamos ya que sabemos que unidos por esta noble causa saldremos adelante logrando paso a paso nuestros proyectos y repitiendo una vez más, lo que antes parecía un sueño, hoy es una realidad ¡nuestros niños cuentan con un comedor escolar!

By |2018-08-14T13:27:54+00:00diciembre 20th, 2016|blog|0 Comments